sábado, 26 de septiembre de 2015

20. Recuerdo que es mi amor



            Aquella semana en que nos licenciaron de este miserable (pero a la vez inolvidable) curso básico de entrenamiento para acceder a la milicia, parece que había crecido, no lo sé, talvez ustedes lectores podrán saberlo mejor que yo, ya que uno es incapaz de evaluarse en la vida. Solo expongo los hechos, pero inferir sus consecuencias en nuestras vidas me es difícil.
            Aquel día Milashka y su familia estaban ahí, las familias de otros, pero yo carecía familia. . ., dejo estos puntos suspensivos porque para aquellos agorafóbicos nos es muy triste vivir sin el apoyo de tu familia y Mystysiva era mi familia toda, pero aquel día me advirtió que  no podría estar conmigo en esos momentos. Se siente uno muy mal en estos eventos festivos estar sin que alguien te entregue un abrazo, un apretón de mano o un saludo y te diga “Hijo, hermano, amigo, etc., ¡te felicito, has aprobado!”. Pero estaba aislado de familia. Solo tenía a mi abuela internada en un lejano lugar, a mis primos y con ellos nunca mas había compartido ni siquiera mediante la red. Al miserable aquel tío y su mujer no los cuento, ellos eran mis enemigos.
            Si al menos abuela o mi tío del sur hubieran estado ahí. . .
            Así me encontraba solo, pero habían otros 5 reclutas en las mismas condiciones mías e instintivamente nos reunimos y conversábamos.
Fue la hermana de Milashka, la delgada Ámbar, quien se me acercó; no sé qué sucedió, pero solo puso su brazo con el mío y como era la costumbre entre novios, me acercó una de esas hermosas flores, pero esto se hacía para los novios, amigos queridos, parejas o algún familiar cercano, como un hermano. Como no departía con la sociedad, entonces estos gestos no los entendía y pensé que me estaba permitido por ser ¿amigo suyo? Pero no le era y este gesto es  demasiado para un desconocido que solo era compañero de su hermana.
No importa, viniendo de una linda chica de cabellos castaños acepté y elegí la de color rojo, que me trae recuerdos de aquel rosal que plantara hacia años en casa de mis abuelos.
            Uno de los compañeros se acercaron a felicitarme, nos felicitábamos y habíamos olvidado al maldito capi-capo; yo nunca.
            Milashka y su habitual carácter me impuso que debería ir con ella a la fiesta en su casa y lo mismo me indicaba la pluma de lindos ojos negros y cabellera castaña, pero aquí sucedió algo terrible.
            Creía que Mystysiva estaría con su familia, ya que me advirtió que este día no estaría presente debido a su situación de casada.
            Pero una mezcla de alegría y miedo (¿miedo a qué?) me adviene cuando veo el vehículo de ella estacionarse a lo lejos.
El encanto de mis ojos, aquí todo lo demás se esfumó, perdí la noción de lo que soy y solo esa sensación infantil romántica, torpe se apoderó de mí: era Mystysiva ataviada con un hermoso traje falda azul, con esos coquetos sombreros, el suyo de "zarina".
            Su mirada hermosa, con esos ojos grises claros, o verdes grises terminaron dominando mi mente y solté la rosa roja que momentos antes recibiera de la noble Ámbar.
            Solo recuerdo que algo me decía Milashka, y luego se dirigía donde ella a decirle que su compañero estaba invitado para ir con ellos, pero noté que la mirada de Mystysivita ni siquiera notaba a Milashka solo miraba a la angelical Ámbar que debido a su edad y carácter suave no podía ni levantar los ojos ante la leona
            –Xxxxxxxx, vamos.
            –Espera un momento Xxxxxxxxx ¿así te llamas, verdad? –mi cadete camarada ironizaba sus palabras– él irá con nosotros a la fiesta en MI casa –Milashka era de carácter fuerte, pero mi zarina era del mismo temple y al conocerla ya me advertía del desagrado por esta compañera.
            –¡Mira intrusa, ya me tienes cansada, has estado siendo la alcahuete (chismosa) de mi novio con esa zorra impúber de tu hermana!
            Aquí algo pasó, ya no recuerdo, creo que Milashka intentó darle una bofetada, pero Mystysiva era mas ágil y la cara izquierda de Milashka quedó enrojecida, además atemorizada ante esa voz algo diferente y fuerte de mi amor. Otros se percataron de los sucedido.
            Yo como un cobarde no estaba acostumbrado a este tipo de situaciones, siempre dependí de mis abuelos y vivía lejos del mundo real hasta hacía menos de tres años y en este entrenamiento militar mi fuerza era Mystysiva y no podía evitar su poder de dominio.
            –¡Cadete Xxxx debes ir con nosotros! Lo has prometido –la voz era de Milashka mientras su mano secaba la sangre producida en su cara por la pequeña diestra de Mystysiva.
            –Xxxxxxx ¿esta estúpida es tu "dueña"? –dirigiendo su mirada a mi compañera de la milicia.
            –Tú no hables de dueña ya tienes un dueño mujer inmoral –Milashka moralista vocifera.
            Ya otros sabían la historia de que ella era casada y si agregamos que mi aspecto infantil (en verdad tenía 24, aunque representaba 14) provocaba la sensación de que ella, mi amor era algo mayor en edad y por ende una zorra, golfa, traicionera, suelta y todos esos epítetos que imaginen.
            Pero a un ser como ella, y digo un “ser", como si hubiera otro dentro de ella, es porque así sucedía, no era fácilmente intimidada por lo que dijeran los demás.
            Las palabras aumentaron de tono y se acercaron los padres de Milashka, otra gente que no recuerdo, algunos compañeros mas que algo me hablaban.
            –Compañero Axxxx, ella es casada, no te conviene –balbuceaban en baja voz estos decorosos estúpidos.
            –Ámbar es bonita –escuchaba de otro.
            Pero solo hubo una persona que noté Mystysiva le bajó la guardia: era la abuela paterna de Milashka, quien la miraba fijamente a los ojos, sin decir palabra, alguna razón nunca aclarada por Mystysiva hizo que ella no se atreviera a hablarle.
            –Decide Xxxxxx –ahora como otras veces astutamente usaba mi diminutivo para "ayudarme" a elegir.
            Mi mente solo comenzó a rememorar hechos.
            ¿Qué habría sucedido en mi vida si nunca hubiera accedido a esa página donde encontré sus fotos aquel verano de hace 50 años? ¿Acaso estaría ahora aquí? ¿No fue ella la que me impulsó a salir de esa mierda de vida de encierro como un agorafóbico? Ella era mi amor y le pertenecía, aunque jamás llegué a conocer bien a ese ángel poseído por un demonio.
            El solo pensar en ella mientras escribo esto, a medio siglo de aquella época, me emociono y solo sé que aun estoy enamorado de aquella guapa joven, que para mí será la imagen que conservaré toda mi vida.
            No sé si sería del demonio o ella, la hermosa dama que para mí será siempre mi linda Mystysiva. Al evocar su nombre es como si fuera una diosa, es terrible decirlo, pero ella fue y es mi verdadera idolatría, mi religión.
            Si ahora que estoy anciano aun siento su amor a pesar de los años y las experiencias de vida, imaginen en aquella época cuando además ella era mi sostén emocional.
            –Me voy con Mystysiva. Lo siento Ámbar, pero acá está mi compañera, mi, mi. . . –no sabía nada mas que decir y solo seguirla a donde fuera, ni siquiera podía mirar a la dulce lolita de hermosa cabellera castaña.
            Escuchaba los miserables cuchicheos: "pero es casada”, “pobre niño”, “que zorra debe ser”, “y el marido de ella ¿dónde está?”, “claro que debe saber, pero los tiene dominados a los dos”, “estas mujeres son una plaga” y un largo etcétera de pensamientos en voz alta.
            La tensión iba en aumento y no estaba acostumbrado a estos hechos bochornosos, parecía que a Mystysiva no le incomodaban, es mas se me dio la idea de que ella los desafiaba a todos, a todo el mundo.
            Subí al vehículo, que ahora conducía Mystysiva y nos alejamos de allí. Solo volví al otro día a retirar mis cosas y alejarme de aquel lugar que tanto odié por casi un año, pero ahora sentía hasta melancolía al irme. Allí conocí a mis amigos Antártico y Alfen. En esa zona murieron. Hasta por el maldito sentí algo de tristeza; y es que el conocer a alguien, aunque te haya hecho daño, sientes tristeza al saber que no volverán no solo a verlos, además los momentos compartidos con todos aquellos que conocisteis.
            Por eso cuando se es joven evitar vivir de malas relaciones unos con otros, es mejor soportarse y verán como al final los recuerdos serán mejores, serán como una medicina para la vejez ya que no habrían en ellos conflictos no solucionados, como sí sucede en mi caso que a pesar de los años aun mi vida siente esos vacíos existenciales. Incluso esa falta de caridad por otros.

viernes, 4 de septiembre de 2015

19. Recordando el final




            –¡Vengan acá y vean a este veterano, mil batallas y vencedor! el vozarrón era muy fuerte y parecía como si hubiese consumido drogas o alcohol y esgrimiendo un arma de ataque láser, de las pesadas.
            Espere señor, debe dejar esa arma en la armería -expresábale el sargento atemorizado de que el maldito jefe la usara contra los demás, pero este solo balbuceaba frases difíciles de entender.
            Algo me sucede, no puedo controlarme, hijos por favor ayudarme -el cerdo ahora pedía ayuda, pero media docena de nosotros no hicimos nada. Estábamos felices de lo que sucedía, aunque no comprendiéramos por qué esa actitud estúpida del jefe. Seguro estaba ebrio o drogado, y es que al ver sus ojos desorbitados  era la mas obvio de pensar.
            ¡Recluta Ayala, rápido anda a buscar a los enfermeros!
            –¡Inmediatamente Sargento!
            Salí corriendo apresuradamente, esperando volver para ver el desenlace de ese feliz acontecimiento donde el bruto abusador terminaba su carrera militar. Al regresar con personal de enfermería, otros soldados y un comandante, el miserable estaba sentado y había disparado alguna carga, felizmente solo al aire. Continuaba balbuceando frases inentendibles para los demás:
            Ayúdenme, por piedad siento que no me controlo, "Siento que me mataré", "El demonio me persigue". "Por piedad ayúdenme o moriré hoy!"-
            Era repugnante ver al tipo semidesnudo, armado y con una cara de insano que lo delataba como un drogado.
            Espere nuestro gran capitán, de mil batallas, quisiera darme esa arma -era el enfermero de mayor rango y un gran psicólogo de las palabras.
            No puedo, no puedo dejar el arma.
            ¿Pero porqué?-mientras trataba de acercarse.
            No puedo, él me controla, él. . ., por piedad llamen a mi esposa, mi hijas díganle que las amo –balbuceaba frases que no entendíamos, pero esas eran el obvio sentido de sus pensamientos.
            Mi capitán espere, no se mueva, tranquilo y deje que nos acercáremos –enfermero, el sargento y otro oficial que intentaban evitar la crónica de un suicido anunciada.
            Aquellos momentos algo dentro de mi hacía que me sintiera feliz por lo que le sucedía; nunca había visto en vivo la muerte de un ser humano y una extraña y macabra sensación de felicidad pasó por mi mente y mi alma.
            Pero como si volviera a la cordura este sentóse en el suelo y bajó el arma, como si un gran cansancio mental estuviera retirándose y dando lugar a otro físico, en el cual estaba apto para ser cogido por los demás y evitado su destino.
            En eso no sé por qué levanté mi vista hacia la sección ocupada por este miserable y veo aquella especie de neblina oscura; me quedé pasmado mirándola ya que pareciera verla solo yo, mientras el miserable parecía entrar en razón y aprovechando esta circunstancia el juicioso enfermero mayor le alargaba un vaso con agua (y somnífero)
            Acepte esto mi buen comandante mientras le entregaba el vaso.
            ¿Qué sucedió  enfermero?
            Nada comandante mientras astutamente sentábase al lado derecho donde portaba el arma cargada con carga letal solo una locura fugaz, nos sucede a todos.
            Por fin había recobrado la normalidad y sus ojos parecían vueltos a ser los mismos.
            El acompañante ya alargaba su mano para retirarle el arma, pero algo sucedió, tan rápido fue que no me acuerdo, de repente sus ojos volvieron a ser blancos y al darse cuenta de la intención de los demás, especialmente el enfermero, con la izquierda lo tomó por el cuello lanzándolo a unos cuatro metros, con una fuerza impresionante, parecía un muñeco el alto asistente de un metro ochenta.
            Luego se irguió, dio vuelta como mirándonos a todos y el zumbido terrible. . . luego terminó todo. El disparo fue tan brutal que provocó una explosión del cráneo. Partes de su cerebro cayeron sobre los mas cercanos. El infeliz se descargó el arma sobre su cien derecha, algo extraño porque este tipo de arma era pesada para ser usada solo por una mano, se necesitaban las dos, además la empuñó con la derecha siendo que era absolutamente zurdo.
            -¡Llamen a los fiscales, rápido!
            -¿Cómo le diremos a sus hijos esto? -lloraba el sargento ingenuo.
             Así comenzaron las diligencias habituales para este extraño suicidio. Y mas encima la autopsia reveló que no había probado alcohol en 48 horas, y ninguna sustancia tipo droga fue detectada en su cuerpo. Dijeron que pasó las últimas horas totalmente dormido y solo se levantó por una hora para revisar evaluaciones de los cadetes y volvióse a dormir. Solo pensaron que era una psicopsis oculta producida por tensiones durante su servicio en la guerra. O tal vez porque prontamente sería sometido a juicio por otra "mala actitud" cometido antes, tal vez solo se desequilibró, pero ustedes lectores a estas alturas de mi relato ya saben quien estaba detrás de esto.
            Personalmente sentía que algo anormal sucedió y por momentos mi corazón sentía que ella, Mystysiva sabía la verdad, pero. . . mi mente también aprendió para autoconvencerse con mentiras. Así me era mas cómodo. Además el cerdo ese merecía morir así.
            La siguiente semana hubo que alargarlos en dos, pero a mi clase, por alguna extraña razón los trataron muy bien los nuevos encargados. O tal vez porque ya habían llegado las quejas del comportamiento lascivo de este "veterano" violador y no querían nos sintiéramos defraudados y contáramos lo que sabíamos.
            Cuando me tocó el turno de concurrir ante el encargado de entregarme los exámenes no creía lo que me decía.
            ¿Cuán deficiente han sido mis calificaciones?
            ¿Deficiente cadete Xxxxx?  ¿No le avisó personalmente de su informe?
            Es que con esos problemas que hubo estuvimos muy conmocionados comandante.
            No señor, sus calificaciones han sido muy buenas, vea mientras la holografía mostraba notas azules incluso el mismo instructor lo calificó así. Usted presenta estado aceptable para funciones, físicas y uso de armas, conducción de vehículos, pero lo mejor está muy bien evaluado en matemáticas. Nos hacen falta gente así en artillería, comunicaciones, inteligencia, los SAT sobretodo. Y ahora cadete tiene un mes para descansar y luego elegir donde será aceptado para su nuevo entrenamiento ya que  deberá elegir entre alguna de las armas, le recomiendo que sea la marina, porque nos falta personal para ser asignado en naves sub y superficie.
            Bueno mire aquí le entrego un dossier con su información total en el curso. Vaya a descansar.
            Al regresar a mi habitáculo y revisar mi evaluación en mi presentador no podía creerlo: el miserable había cambiado totalmente mi calificación solo 48 horas antes de su muerte. Es decir aquellos días en los cual no salió y supuestamente estaba dormido (según el informe del fiscal sobre su suicidio) agregó una evaluación positiva de mi persona ¡no puedo creer esto!
            A estas alturas ya algo presentía: ¿será Mystysiva quien tendrá algo que ver?
            Pero ¡Cómo! Qué hace ella para lograr que este individuo hiciera aquello horas antes de su fallecimiento; talvez alguien muy importante cambió estas malas evaluaciones del instructor y nadie se percató, pero ¿tantos familiares y/ó amigos de poder tiene ella?
            Además es imposible porque en aquella época existía la tradición de escribir la calificación final de un dossier a mano y con huella ADN, lo que hacía imposible otra persona interviniera este asunto.   
Y por primera vez me dí cuenta que no conocía a sus padres, hermanos, esposo, sabía de ellos, pero no eran personas en las altas esferas de poder que tuvieran acceso a una intervención de mis calificaciones. Así mis cavilaciones.
            Días mas tarde al encontrarnos mi compañera estaba muy alegre, parecía querer distraerme con su inmensa alegría, me encantaba cuando ella estaba así, sobre todo a un tipo pesimista y malhumorado como quien relata esto, su forma fresca, de ágil mente, influía en mi carácter haciéndolo mas dócil, pero no podía evitar las preguntas:
Mystysiva
Dime amorrssss
Qué hicistessss?
A qué te refieres?
            Ya sabes que se mató ese
¿Siii? ¡Qué terrible debe haber sido! –ni siquiera ocultaba la despectiva ironía de la frase.
Además –me costaba preguntarle lo demás
–Qué sucede ahora amor miosss.
Porqué en las evaluaciones tengo notas excelentes.
Pregúntaselo al individuo que te evaluó.
Está muerto.
–¿Sí? ¡Que terrible ja, ja, ja!
Ante mi horrorizada expresión de que una mujer se ríe de la muerte de otro individuo, aunque haya sido un cerdo, ella reacciona.
Xxxxxx no sea estúpido. Así es la vida. ¡Y sí! ¡Tengo un poder telequinético tremendo! ¡Puedo dominar las mentes de otros seres humanos y poseerlos a mi voluntad parta así hacerlos que hagan lo que no quieren hacer como tu ahora que nos vamos a la casa y a la cama, rum, rum, rummmm!
Mientras reía a voluntad, jalándome el cuello y me daba mordiscos en las orejas.
Cuidado que pueden vernos.
No importasss soy una vampirasss de díasss ¡Rum, rum, rum! mientras emitía esa especie de sonido muy entretenido para mí
Y el “rum, rum, rum” me hechizaba.