jueves, 23 de enero de 2014

06. No era una holografía



            Fue un día cuando mi abuela en un estado de furia inició a golpear la puerta, con mucha fuerza, tanto que los malditos vecinos llamaron a la policía. Un vehículo policial, un elevador de esos novísimos que estaban recién comenzando a usarse, se detiene, pero ingresa sobre el patio y descienden dos policías, no me atrevía a salir, así que ellos ingresaron. El espectáculo de ver una anciana agresiva, debió ser repugnante, mas aun que la medicina permitía evitar esto en pacientes como ella, pero talvez peor el de ver a alguien de mi edad en las mismas condiciones, en consecuencia que mi abuela debiera haber estado en un internado psiquiátrico y yo trabajando para el país, sea como civil o en la fuerza militar. Esto era lo mas lógico que debiera suceder en mi caso.
            ¿Entenderían ellos mi INCAPACIDAD para relacionarme con la gente y el MIEDO, TERROR a salir de casa? ¿Entenderían ellos que abuelo no quería dejarán a la abuela internada en un sanatorio donde el trato hacia ella sería inhumano? Por supuesto que eso no lo entenderían, al menos antes de treinta años.
            Uno de los agentes llama al malvado tío para que concurra a vernos y luego se retiran. Antes constato una especie de desaprobación en ambos hacia mi persona, por estar en casa en vez de trabajar.
          Este deprimente espectáculo me hizo sentir que estaba muy solo, abandonado y peligrosamente cercano a un acantilado al cual podría caer en cualquier momento.
            Recordaba las palabras del cuervo tío: "Te digo que debes tener cuidado porque si abuela fallece tú deberás irte con mi hermano al Sur", "Quedarías en la miseria", "No puedo ayudarte, tenemos muchos problemas".
            Esa noche revisaba página de Mystysiva y una holografía suya ingresada hacía un día me llamó la atención: su linda cara, pero una sonrisa que me pareció burlona hacia alguien que no era yo ¿para quien? y en su mano desapareció su sortija de matrimonio, es decir no estaba  y abajo otra de esas extrañas frases repetidas con su hermosa voz: "El silencio de la lejanía, la ira de la violencia, la puerta está abierta, atraviésala, sale, sale".
            Yo solo retuve las últimas palabras: "Salir, salir" ¿A dónde?
            Aquello es imposible para una persona que ni siquiera se atreve a mirar por la puerta de su casa cuando alguien llama, incapaz de concurrir a un negocio, o efectuar trámites como cualquier mortal. Vean Uds. lo que sucediera cuando la policía llega: ni siquiera me atreví a abrirles la puerta y hubieron entrar por la fuerza. Y me pide "salir, salir" ¿Estará trastornada ella? Pensé que solo era una frase inconexa con mi situación personal y dejé así ese asunto.
            Eso 3 AM mi abuela, como es habitual en ella a estas horas tan tardes, se levanta, arregla su cama, se prepara alimentos, está sentada consumiéndolos y conversando consigo misma. Cuando esto sucede en las noches me causa algo de miedo porque luego ella puede empezar a gritar y crear un clima de violencia mental, llegando incluso a golpear los muebles. Así eso 5 me acuesto. Estaba tan cansado que ni siquiera podía pensar en Mystysiva y me quedo muy dormido. Soñaba algo hermoso, muy hermoso, sentía que alguien estaba a mi lado, un ser suave, diáfano, no lo veía, pero lo sentía, de repente algo u otro ser aparecía, en su cabeza algo así como un corte de cabello extraño y percibía unas vibraciones negativas.
¡Asesino, miserable, ya vas a salir, perro maldito! ¡Vean papás como el Pato sale de nuevo, va bajando la escalera y me deja sola! –La violenta frase es fuertísima, además termina con una especie de alarido y sollozos de parte de mi abuela, quien usando esa varilla golpea la barandilla de la escalera.
            Este tipo de hechos es habitual: abuela embrutecida con su enfermedad cree ver que yo bajo la escalera y salgo por la puerta dejándola sola en casa, pero yo estoy aquí, no salgo y debo levantarme y aparecer en la escalera, aunque no debo bajar, es peligroso porque si lo hago capaz que me golpea con esa vara que posee o cualquier otra cosa.
            Aun adormilado debo levantarme, me visto y me acerco a la escalera:
– Estoy aquí señora -Le contesto con voz firme y dócil, que oculta una rabia tremenda.
¡Ha, ha Patito! Pensé que se había ido, siga durmiendo no mas.
            Pero ante este despertar es imposible continuar el sueño. Además el espectáculo podría continuar durante el día. Así es su enfermedad: violencia mental, escuchando voces que la insultan (incluyendo la mía) y creyendo ver otra persona que sube y baja las escaleras.
            Estaba cansado, aunque felizmente ella se había preparado alimentos así que solo debí preocuparme por los míos, a consumir mis habituales alimentos, muy frugales estos porque no me agrada preparar comida ¿Por qué tan poca comida? Porque al vivir encerrado no necesito mas, no hago ejercicio, y si consumiera mas alimentos engordaría y podría ser propenso a enfermedades como la presión y dado que estoy excluido del sistema de salud público, me sería difícil obtener buena atención médica con las nuevas terapias del ADN.
            Además desde que la reencontrara a ella carezco de apetito y sueño.
            Mientras me lavo cara, arreglo mi cama, etcétera, los noticieros con sus informaciones sobre el acontecer local, nacional y mundial, todos aspectos cruzados por un solo hecho: la guerra contra la Europa. Estas noticias mucho distraían mi mente de la tensión emocional.
            Mas tarde mi oración diaria de aquellos días en que era creyente.
            Así ese día y sería el atardecer cuando voy a mi correo y veo una mensaje suyo, otro mas y el link hacia su página.
            Ahí otra holografía suya accedida hacía unas diez horas con una performance interesante y llamativa: su hermosa cabellera totalmente recogida con el famoso peinado que usan las mujeres enlistadas en la fuerza militar. Daba unas vueltas como una danzarina.
            Y una frase decía ella con una dulce voz, una voz tan hermosa, me pareció de otro mundo, era tan cristalina, pero algo grave, como si esa cristalinidad vocal quisiera ocultar su gravedad vocal: "¿Te gusta? ¡Véanme mis amores, vean a esta Mystysiva!".
            De repente ella se detiene y mirando fijamente hacia adelante se acerca con esa coqueta, fría, hermosa, agresiva, insinuante, insultante, impresionante, despiadadamente atractiva mirada:
            – ¿Les gusta mi peinado ahora y a tí allá en el Sur?
            – Es para ti, tu sabes que debes venir a verme o si no me iré muy, muy, muyyy lejos. . . ja, ja ja, ja.
            Mi reacción fue violenta, golpee el acrílico tablero y este salió volando por mi cuarto.
            Lo había entendido:
            No sé si los demás que veían este holograma lo sabrían, pero yo sí: ella amenazaba con enrolarse en la milicia, talvez sería enviada al extranjero y nuevamente estaría lejos, muy lejos de mí ¡Se iría con su esposo!
            Me estaba diciendo: "Anda, levántante de tu postración y ven a verme Xxxxxxxx"
            Eso entendía, o eso creí entender de su mensaje.
            Me dí cuenta que estaba ahí, activado su canal, así que activo mi visor y enojado le envío un rápido aviso:
-¿Por qué debo ir a verte? ¿Acaso no estas casada?
            Y de repente se activó su canal, es decir estaba ahí en esos momentos e inmediatamente me respondió con un holograma personal:
– Debo conocerte y tú a mí, seremos amigos por siempre.
            Así que excitado con un mezcla de rabia, ira, impotencia por esta vida que sufro, me dije: "Que me conozca de una vez y así se desilusione de mí, porque no creo que en persona seré atractivo para ella". Porque hasta el momento solo charlábamos sin conocernos físicamente.
            Aparezco en el visor y ella también, ahora ambos juntos, mirándonos uno al otro por primera vez, ella me conocía por fin.
            Pensé que esto sería lo mejor, aunque no me atreví a que notara mi baja estatura.
– Así que tú eres Xxxxxxxx. . .
– El mismo. . . no soy atractivo ¿ves?, pero tú. . . -(y aquí no sabia que balbucear).
– Mira tú 'niñito' no pensé representaras tan corta edad ¡pareces mi primo chico! Ja, ja, ja.
La frase me pareció tan terriblemente humillante y no supe qué responder, me amurré en la silla. Sé que representaba unos 13 años, pero no creo sea un delito esto.
– No, no, mira Xxxxxx (ahora me tuteaba muy cariñosamente al darse cuenta de su desatino). Es que eres muy niño tu aspecto, imaginaba eras otro de aspecto mayor.
–Si, por eso carezco de novia.
      En esos momentos alguien interrumpe en su casa y ella me dice:
– Xxxxxxxx, esta noche nos conectamos, un beso.
            No sabía qué hacer, estaba anonadado, me vio, conoció mi aspecto, se dio cuenta mi apariencia infantil (aunque no mi estatura) y en vez de rehuirme, ahora hasta un beso me enviaba.
            Estaba en el éxtasis del amor romántico, solo la veía a ella: "Mystysiva, Mystysiva".
            Pero mi enamoramiento me obvió darme cuenta otro detalle: sus pulcras frases, bien dichas. En aquellos años el lenguaje en que se conversaba era diferente al actual, poseía muchas abreviaciones que en nuestra conversa no existían, era como si fuera una persona adulta con un gran conocimiento de gramática. Pero solo era un detalle.
            Ya serían eso la medianoche y un aviso en mi canal me indica que ella me está llamando, me llamaba, debía responder a esa hermosa llamada. Ahí estaba, ahora con su pijama, preparada para acostarse. Al lado un pequeño perro usaba una manta como cama.
– Cómo estás, te extrañé estas horas.
– Bien. . . gracias, muy bonita tú, no veía así tu cabellera rubia, es rubia miel.
– Sip, sip, rubiecita como a tí no te gustan.
– Por qué dices eso, si las rubias son mas linditas.
– ¿Estás seguro Xxxxxx. . .acaso no son las morenas las que te fascinan? Mmm. . . . . . –Esta frase la dejaba sin terminar como queriendo decirme algo que ella intuía o sabía muy bien.
– Rubis ser mas nitas tu ser rubita lidita. Mi cara se iluminaba maliciosamente sintiendo que ella creería la mentira.
            (NOTA. Estas expresiones abreviadas eran habituales usadas en esa época para comunicarse)
– Xxxx malu, malu no ser rubitas ser morens tus predilectasss . . .
– No, no, nos, te dije rubitas maxeee linditasss y riquis.
            (NOTA. La expresión "riquis" incluye placer sexual)
– Patitosss mentirosss, irosss!! ¿Y poque ha dos dízzz en noche pensaazz en morennnnsss?
– ¿Cuándo Mystysiva?"  -Aquí intuía algo raro: hacía dos noches, usando mi aparato masturbador, había conectado al sitio de "girlshappy" y comprado 5 minutos de sexo con una morena, porque en verdad me gustan mas las morenas, pero ¿a esto se refería ella? ¿Cómo lo supo?
– Nop entender tú decirte lindi Mystysiva, no entender, tu ser mi corazón :) -le expreso
– Mmmm. . . no maldades migo Patitoss, conmigo no te viene eso, yo ser muy MALVADASSS, ja, ja, ja, ja. Ser posesión total ¿entendistezzz?
– Si ama, entiendo, tu perrito querer salir parece -Y le indico hacia el can que llama a su ama para salir y así cambio ese incómodo tema referente al haberme masturbado con una happpygirlweb morena.
            Después de abrirle la puerta a la mascota, ella vuelve a compartir conmigo y así estaríamos unas 4 horas conversando. En un momento de la conversa ella toma su aparato holográfico y me expresa:
–Activa tu hológrafo a full Patitosss.
       Así ella usando el suyo, un modernísimo y potente equipo, conectados mediante la Red, con mi equipo de inferior calidad, se acerca para abrazarme y darme unas hermosas caricias, suaves como ella, puedo sentir su presencia en persona, su cuerpo, el aroma de esa exclusiva fragancia; aspiro aquel hermoso perfume tan agradable y lo mas importante: aquel hermoso, intenso beso húmedo y largo que me dio en la boca. . .
     Estaba en éxtasis.
– Puedo decirte que te AMO Mysty. . .
– Sipp, ya sepp esto, tuya soy, mío ser túzz.
– ¿Pero y él? ¿Tu esposo?
– ¡Mira, deja eso! -El tono de su voz cambió y me pareció de furia, dejaba de ser la lindita joven y era la miserable esposa traicionera.
– Aquí solo tup-yo ¡entiendes nito! Tupyo, nadie masss.
– Sip, tusiervosss serézzz.
            La fuerza de su carácter me dominaba. Ella era quien decidiría el destino de los tres.
            Serían de madrugada, al amanecer, cuando debimos cortar la comunicación. Fue la noche mas linda que hubiera tenido desde que había nacido, horas de intenso compartir con la mas HERMOSA joven del mundo. No había otra, no quería otra, solo sería ella, Mystysiva. Antes de la despedida su advertencia:
– Xxxxxx: debemos vernos en persona. No mas espera ¡Oíste!
– Sip, así será, pero sabesss miproblemss.
– Nop, conocernosss promntosss, muy, muy prontozzz.
            Mi desesperación era terrible, con una ANSIEDAD por salir corriendo hacia donde ella, pero ¡imposible! porque ni siquiera podría salir de casa menos viajar a una ciudad desconocida. Además, lo terrible: ¿Y si mi aspecto físico en persona le era desagradable? ¡Qué terrible sería sentirme despreciado físicamente", además carecía de dinero para los gastos ¿Cómo podría concurrir hacia dónde vivía a conocerla? Recuerden que soy agorafóbico y caminar entre la gente y desconocida es terrible.
            Así mis pensamientos eran tristes, lúgubres, pero al mismo tiempo una anormal ansiedad, una fuerza interna tan extraña y violenta se apoderó de mí incitándome a cumplir lo que ella me pedía: Salir hacia esa distante ciudad y compartir junto a ella ¿Pero y si se da cuenta de mi baja estatura? no importa, que sea lo que Dios quisiera.
            Así se iba formando mi decisión de preparar un viaje prontamente.

jueves, 9 de enero de 2014

05. Talvez le escribiré algo por primera vez



Aquella mañana  en que la redescubrí me acosté eso 10 AM, pero muy poco duermo, un sueño malvado tuve y despierto sudoroso y aterrado ¿aterrado de qué? Si he encontrado al amor de mi vida, mi linda dama.
                Al levantarme me percaté de que carecía de sueño, es mas carecía de hambre, Uds. que leerán esta historia de mi vida un día me deberán explicar porque esto de no sentir sueño ni hambre, solo sabía que debía empaparme de la historia de ella, saber que fue de ella en estos cuatro años en que nada supe, conocerla, atisbar a su hechos, intentar saber sus gustos y comunicarme con ella.
                Pero algo muy extraño sucedía: experimentaba sueños malos y mas aun sucedió una tragedia "computacional": tan emocionado y desperado estaba que hube conversar con un familiar para solicitarle ayuda ¿para qué? simplemente para tratar de abandonar esta casa y hacer algo productivo, estudiar o ingresar a la fuerza militar. En eso sin percatarme uno de mis pequeños discos se me desliza y rompe, muchos archivos, precisamente obtenidos en aquella época que la conociera a ella, 4 años antes, se disolvieron, pero no me importó, ya no pensaba en esos datos y documentos, solo pensaba en ella.
 ¿Y porqué discos personales en vez de guardar mis documentos en la Red? Debido a mi experiencia años atrás. Además carecía créditos para pagar esos portales de almacenamiento.
                Pero mi mente solo pensaba en algo: "Mystysiva, Mystysiva", era un susurro a cada momento imposible de eliminar, además porque una suave sonrisa aparecía cada vez que pensaba en ella, me sonreía imaginando conversar con ella ¿de qué hablaríamos? de tantas cosas inacabables.
                Trataba de dormir, talvez así la olvidaría ¿olvidar qué? la hora transcurre, de repente esas frases, esos gritos balbuceados por mi enferma abuela me despiertan de un bello sueño con Mystysiva.
                - "Miren espíritus, ya van saliendo este niño otra vez, cómo baja por la escalera".
                Era la voz de abuela con sus incoherencias entre las cuales estaba el ver a otras personas habitando la casa de dos pisos, así ahora creía ver que al otro "XXXXXXXX" que bajaba la escalera para salir.
                Su enferma mente además de inestabilidad mental, la hacía ver visiones de otros seres humanos habitando esta casa.
                Pero mis pensamientos solo eran "Mystysiva", ella era mi mente, mi ser, mis sensaciones.
                Horas mas tarde debo bajar, prepararle su comida, darle su inoperante medicina de mala calidad, revisar el calefactor, las tuberías del gas, etc.
                -"¡Asesinos, asesinos!" -Un grito fuerte, propio de un ser desquiciado es su respuesta a mi presencia, es que su enferma mente la transforma en un animalito territorial: todo el primer piso le pertenece, es suyo, al bajar yo estoy entrometiéndome en su territorio, el mío está arriba, así que inicia balbuceos violentos para obligarme a retirarme de este "territorio" suyo. Eso es abuela: como un animalito, peor aun, porque un ser de esos es comprensible su comportamiento, pero que un ser humano, dotado de tan grande poder mental y espiritual haya quedado en condiciones de alienación mental tan grotescamente agresivos, es deprimente.
                ¿Se imaginarán Uds. lectores si durante largos años debieran soportar este problema diario con su abuela violenta balbuceando incoherencias y lanzando contra tí fuertes epítetos?
                Y para empeorar la situación, además de sufrir escasez de alimentos, combustible y demás bienes ya que la persona a cargo de nosotros, un tío, sin sensibilidad humana ninguna, absolutamente despiadado, usaba para él los bienes dejado por nuestro abuelo para nuestra mantención.
                Eso es mi diario malvivir, solo se malvive, solo se sobrevive sin alegría ninguna.
                Aquí uno se pregunta ¿Cómo es posible si habiendo un Dios bueno y que exige que sus seguidores tengan conciencia de la realidad, de la razón, se las quite impidiéndoles a estos saber si actúan bien o mal?
                ¿Acaso no se da cuenta ese Dios supremo que si un ser humano pierde su mente es IMPOSIBLE que pueda rehabilitarse o pedir perdón a su Majestad divina para volver a enmendar el rumbo?
                ¿Es una decisión "sabia" que ese mismo Dios que exige estudiar diariamente "su palabra divina" le retire a una persona la razón, impidiéndole actos de fe tan nobles como solicitar su PERDÓN cuando siente que ha pecado, o darles alabanzas cuando ora a su "Eminencia" divina?
                Pero las religiones carecen de lógica, de razón y esto es un ejemplo de ello. Pero claro, personalmente en esos años aun creía en Dios y su "palabra".
                Preparé mi bellas escritos, les agrego un falso nombre y una falsa cuenta obtenida horas antes, solo 2 horas ante. Me autonombré  Ángel Caído porque caído me sentía, avergonzado de mi enfermedad de agorafobia, siendo que podría ser tan bueno.
                Fue eso 23:15 horas de un viernes cuando envié mi texto a su dirección de la red. Esa madrugada del sábado, soñaba, me acuesto soñando despierto con ella en mi mente, pero cuando el sopor y el sueño llegan, otras imágenes que no puedo controlar atizan un sueño macabro, y eso 3 AM despierto con terror.
                Al día siguiente era sábado, no revisé mi correo, esperé, hasta el domingo en la tarde. . .
                Al activar mis cuentas reviso correos, otras personas que hace un mes me eran tan importantes y ahora solo me desagradaba, cuentas de consumo, etc. Reviso la cuenta de correo que usé para enviarle mi mensaje, pero nada, ni un atisbo de un sencillo mensaje. Pero extrañamente al abrir otra de mis cuentas principales y muy privada esta, en un apartado una extraña esquela digital, no dice "Mystysiva", ni su nombre real, un extraño nombre: “Lilith Tiamat".
                ¡Vaya raro nombre! sobre todo si una persona como yo que diariamente durante años tengo por costumbre leer la Biblia lo asocio con algo malévolo, pero mi alma, mi corazón, ya presienten algo, siento que es ella, que ella me ha enviado algo, ¿o talvez será su esposo quien espera burlarse  de mí? ¿habrá mandado algún mensaje para agredirme verbalmente?
                ¿Lo abriré?
                Mucho cuidado puede ser su consorte. . .
                He aquí el (¿espeluznante?) mensaje tal cual, recibido, incluso con alguna falta ortográfica:
                "Querido Xxxxxxxx: Te doy gracias por tu amable escrito, son muy hermosas palabras, nunca nadie había escritor algo tan lindo para mí. Tu servidora Mystysiva.
                Cómo supiste ese nombre?
                ¿ah, ah? Espero te agrade este emsnaje. Me gusta como me describes, como me retratas.
                Dime si está tan bien escrito como tus lindas palabras.
                Tuya.
                Mystysiva
                PD: Escríbeme a ese correo xfa, a ningún otro te lo suplico Patricio, escríbeme"

                ¡¡PERO QUE BELLO MENSAJE RECIBO DE ELLA!!
                Aunque ¿cómo supo mi nombre si la cuenta y todo lo demás era un SECRETO?
                Solo poseo una sola dirección de correo con ese nombre y solo la uso al revisar la web en privado.
                Pero no importaba. .
                ¡Mystysiva es mía, es mi AMOR y SIEMPRE LO SERÁ, estará casada con otro, pero yo seré su amante, no me importa lo demás!
                Pero. . ., pero. . ., el lenguaje que ella empleaba era muy pulcro, no era el adecuado para una joven de esa época, es un lenguaje que yo usaría, de hecho es el que empleé al escribirle esas lindas frases, talvez ella se dijo: "A este enamorado le escribiré como él escribe: educadamente como una señorita antigua", esto debe ser.
                Y al ver la hora del mensaje era las 23:20 del viernes, es decir debía estar atenta a recibirlo abrirlo y rápidamente redactar, escribir y enviar su respuesta ¿era lógico eso? Demasiado rápido, muy rápido ¿Y cómo supo mi nombre verdadero? ¿Acaso ella sabía que yo le enviaría un mensaje?
                ¡No! solo son desvaríos míos, debe ser que la hora del mensaje se equivocó en el servidor y sería las 11:35 del día siguiente, eso debió suceder.
                Así cada anormalidad suya la justificaba con un pensamiento de lógica humana. Mi mente sagaz ahora se hallaba embrutecida.
                Ese día fui a ver su página y aparecía su galante esposo dándole un beso en su mejilla, pero su ojo derecho hacía un guiño y en la mano tenía un pequeño cordón rojo y blanco con una palabra escrita:
                "Xxxxxxxx". . . ¡Era mi nombre escrito!
                ¿Podrían Uds. imaginar la INMENSA EMOCIÓN? Si han estado enamorados lo entenderán. Es un éxtasis.
                Pero mi insistente espíritu de desconfianza se preguntaba: "¿El esposo se habrá dado cuenta de ese cordón y aquel nombre?", talvez él pensó que se refería a otro asunto; años mas tarde, cuando conversaba con él me dijo que nada sabía de ese tal "Xxxxxxxx" así que le preguntó y ella solo le expresó que era un cordón por un santo irlandés católico del cual ella ahora era su devota admiradora. Esa era la mentira, la primera que él recibiría de nuestra relación.
                Dos horas después estaba escribiéndole, tardé una hora en redactar algo, frases lindas, algo hermoso que ella gustaría, no hallaba qué decir de tanta EMOCIÓN por ella, pero mi habilidad para llevar ideas a la escritura era inmensa. No soy poeta, por ello solo le expresaba mi admiración, aquella mirada tan intensa, esos ojos con sus pupilas oscuras rodeadas de gris, azul o que se yo qué color envolviendolo y profundamente impactante, era como si al fijar la mirada ahí quedara dominado por ella. Y uno percibía que ella lo sabía, ¡sabía que su mirada era su arma! Un arma de posesión, de dominio sobre otros.
                Ya cansado, con ganas de dormir, decido enviarle este escrito. Así eso 1 de la mañana me acuesto con una extraña, muy intensa sensación de sentir que alguien, allá a kilómetros al norte de mi casa hay un ser tan, tan importante para mí, como si mi vida ya estuviera enlazada a ella, como si mi destino fuera el suyo, o talvez ella nació para mí, o yo habré nacido antes para ella ¿existiría Dios? ¡Por supuesto que existía! (Así pensaba esos días) Y seguramente es ÉL quien nos hizo y nos juntó para ser uno con el otro, seremos uno, uno solamente y nadie, nadie mas. . . pero ¿Y su marido? ¿Dios querría eso? hasta aquí mis reflexiones que abruptamente se cortan y prefiero dormirme, un sueño muy profundo, muy, muy intenso. Mi mente descansaba soñando.

                - "¡Maldito brujo, asesino, despiadado, vean papitos como ya está bajando ese miserable y me abandona!" ¡Me dejan sola estos miserables!"
                Otro despertar habitual con las ofensivas groserías de la anciana sometida por el Alzheimer. Pero eran las 3 de la tarde, había dormido seguido unas 11 horas ¡increíble! tan bien estaba de ánimo que no me molesté. Es que en mi alma otro ser me hacía sentir esperanzas, alegrías desconocías, Mystysiva, ese era su nombre. Un nombre de diosa antigua.
¿Y mi abuela? No sé qué pensar de ella. Mi mente solo tiene un fin en la vida: Mystysiva.

jueves, 2 de enero de 2014

04. Observad su nombre



            Tiempo que transcurre, la vida dura de un agorafóbico aumenta, a medida que pasa el tiempo encerrado. Y peor aun cuando vives con un ser desquiciado, con tu abuela enferma de la mente, solo, sin alguien que te acompañe durante sus ataques, sus rabietas de terror. Es como una cárcel, un encierro a muerte, donde no quedan esperanzas, donde se sufre sabiendo que nunca saldrás, excepto para terminar en la calle mendigando, mas aun cuando aquel que está a cargo de abuela y de ti es un vil sinvergüenza que roba los créditos que dejara tu abuelo para la manutención de abuela enferma y nieto igualmente enfermo. Así los terribles avatares de la vida diaria impedían dedicar tiempo a saber qué había sido de aquella joven.
            ¿Cuál sería su nombre, dónde viviría?
            Siempre la recordaba. Pero en la red conocía otras chicas, aunque solo conversar y de repente usábamos el hológrafo para darnos alguna caricia en la cara, pero este era un hardware muy básico, carente de buena sensibilidad.
            ¡Áh! y por supuesto mis visitas a Happygirlweb.
            Talvez quise olvidar y así me pareció sucedería. Pasó el tiempo, las estaciones, los años, mi deterioro psicológico aumentaba y mas me encerraba en mi hogar. Ni siquiera una novia, nada.
            Era como si un lindo espíritu, un ángel de bondad, de alegría de ciencia divina hubiera pasado por mi casa y hubiese dejado un suave perfume, una esperanza divina que con el tiempo se iba extinguiendo. Así fue como empecé a olvidarme de ella, salvo cuando miraba esas lindas imágenes suyas de cuando tendría unos 17 años, según presumía, "Mystysiva, Mystysiva", el sueño de un espíritu. . .un espíritu romántico (aunque detrás de su maliciosa sonrisa se escondía Lucifer).
            Algunas ocasiones buscaba en la red actual por si la encontraba, su apodo no era lo suficiente para captar mas datos de ella ¿Cómo se llamaría? ¿Dónde viviría? Solo sabía que era compatriota mía por su forma de escribir y una imagen de aquellas suyas mostrando hacia la cordillera. Talvez estudiaría para Médico en Veterinaria. Eso pensaba.
            Aquella época el país todo estaba revolucionado, era el período de la "Expansión", el eufemístico nombre dado por nuestros países de esta parte del continente para unirse y salir mediante la fuerza militar, económica y política, a conquistar otros territorios para obtener de ellos oro, plata y demás bienes tecnológicos, muy necesarios para la Expansión.
            Todos los jóvenes, muchos, iban al servicio militar, incluso aquellos que jamás un ejército cuerdo sería capaz de dejarlos dentro, ahora se enrolaban porque se necesitaban 10 millones de soldados, y mi país contaba con pocos habitantes para mantener una fuerza de 2 millones de soldados, el resto de los países vecinos aportaban otro tanto. Usando de alguna ayuda, la esposa de mi tío del Sur logró me entregaran un certificado médico dándome como de problemático carácter o algo así, y sí que lo era como para estar enamorado de una ilusión. Pero además quedaba como quien atendía a mi abuela enferma, eso por el momento evitaba la vergüenza.
            Pero me sentía mal, muy mal moralmente porque además de mí muy pocos se negaban a efectuar su alistamiento militar. Algunos grupos religiosos, otros con problemas de "conciencia" y obviamente los muy inválidos (entre esos estaba yo), y los habituales cobardes, aunque estos eran poquísimos, y la razón principal es que la paga por pertenecer a este ejército era muy buena si a uno lo destinaban al extranjero, los créditos eran cuantiosos, con estar cinco años te podías pagar la mejor universidad del planeta o comprarme una hermosa y exclusiva casa o 100 hectáreas de la mejor tierra. Por ello los jóvenes se alistaban, incluso empujados por sus familiares para obtener tal recompensa ¿Y si morían? la paga que se les entregaba a su padres era el doble de la que recibirían por los 5 años de permanencia en el extranjero.
            ¡Imaginen la riqueza obtenida por ser soldado o funcionario del servicio al exterior!
            ¡Cómo anhelaba estar ahí!
            En lo personal anidaba con todo mi corazón ingresar al ejército, pero no podía, mi agorafobia era mas fuerte y el estar en contacto con otros me aterrorizaba, pero sentía que necesitaba créditos para atendieran a mi enferma abuela, ya que el individuo a cargo de nosotros nos robaba lo poco que nos dejara nuestro abuelo y nos desatendía. Solo este tío que vivía al Sur era quien agregaba a nuestros gastos para evitar mas inopia.
            Pero cuando padeces agorafobia ya sabrán que es un demonio temible que te esclaviza sin piedad al encierro.
            Así las primera campañas militares donde participaba nuestro país, junto a otras zonas vecinas, todos unidos contra enemigos comunes, las hube de observar a través de la Red: las agresiones políticas, económicas, gestos de países y continentes enteros unos contra otros, guerras económicas, al final la guerra misma, con ejércitos envueltos en violencia, pero esa guerra no nos afectaba a nosotros, en mi país nunca un ataque enemigo, jamás una nave militar enemigo tuvo la suerte de atacarnos por aire o espacio, solo en Brasil sufrieron 13 ataques, uno de ellos, el mas mortífero fallecieron unas 2 mil personas, pero lejos de desanimarse, la población aumentó su ira y ya ni siquiera era necesario arengar a la gente para incitarlos a la guerra: todos querían ir al frente, las masas estaba aleonadas, por ello nuestra coalición sentíase invulnerable, pues a los demás continentes les era muy difícil enviar sus máquinas de guerra, pero a nosotros nos era muy fácil enviar las nuestras, atacarlos e invadirlos. Al segundo año de la guerra cinco millones de soldados desembarcaron hacia el NE, fallecieron medio millón , otro tanto quedó malherido, pero el resto se desparramaron por el antiguo continente y pasaron a controlar un territorio riquísimo con mas de 400 millones de habitantes.
            Ante tanta euforia no podía abstraerme de aquellos tiempos y quería ingresar a las fuerzas militares, pero veía a lo lejos como un presidiario desde su cárcel a los antiguos ex-compañeros de la enseñanza primaria, algunos convertidos en oficiales, otros en médicos, profesores, soldados, funcionarios civiles, técnicos y todos sirviendo dentro de las zonas ocupadas por nosotros ¡Cuánta riqueza recaudaban para mi país y para ellos!
            Calculaba que si estuviera cinco años, tendría para tener asegurado mi futuro y el de mi abuela por veinte años.
¡Imaginad la riqueza obtenida! ¿Y si me mataban? mi abuela recibiría el doble de esa cantidad.
            ¿Se dan cuenta porqué tantos se alistaban?
            Pero ninguna fuerza divina podría ayudarme.
            ¡Cómo es posible que no ingresara al ejército!
            Si Dios fuera bueno me diría: "Ve, anda ingresa, te ayudo y estaré feliz seas soldado o civil colaborador con ellos en esta guerra (por dinero, por oro, por poder)".
Ese era el ambiente externo a mi vida personal.    Así la vida continuaba y yo me hundía mas y mas en la miseria de sentirme un miserable, un FRACASADO, casi un truhán, un cobarde. . . y falto de amor sentimental, de Mystysiva, mi falsa ilusión.
            Me sentía solo sin una compañera sentimental con quien sobrellevar esta tremenda responsabilidad de vivir con una persona demencialmente agresiva como mi abuela.
            La única alegría que disfrutaba era una ocasional conversa con una joven linda, hermosa, pero comprometida, llamada Trendii, la cual habitaba en una ciudad al Norte. Muy bonita, similares facciones a ella, aunque estaba de novia y solo me miraba como un "amigo" vía web, seguramente para entretenerse mientras su pareja prestaba servicio en el extranjero. El estaba adscrito a la marina en la zona asiática y le contaba de primera mano a ella lo que sucedía en esos lugares.
            Así era mi triste vida. Todos yendo a regiones del extranjero, obteniendo grandes ganancias (incluso en oro) y yo encerrado viviendo mi vida con demente y agresiva abuela y estafados por ese buitre tío.
            Y ocasionalmente, cuando tenía algún crédito, compraba alguna happygirlweb con alguna chica para tener sexo, usando mi hológrafo.
            Ya habían transcurrido cuatro años, terribles cuatro años de encierro. Un día como tantos otros revisaba algunos archivos míos y encontré aquellas lindas fotos de Mystysiva, aun recordaba a esa linda lolita ¿qué sería de ella, donde estaría, vivirá en el Sur, el Norte, habitará cerca mío? Talvez se haya ido al extranjero. No lo sé. Imaginaba que estudiaba estudios superiores ¿Y ella? ¿Estaría en mi país? ¿Estará soltera?
            Había obtenido un nuevo programa, el cual permitía desbloquear los transceptores de privacidad y acceder a los archivos de la antigua Web, en la cual esa vez no se me ocurrió buscar equivalencias de imágenes estáticas como aquellas de Mystysiva que alcanzara a guardar.
            Ahora con este programa ingreso a dicha web antigua y usando un viejo buscador de imágenes estáticas llamado Googledark, uno de los últimos aparecidos, esos que nacieron para la entonces llamada Deepweb, cuando esta aun era estigmatizada aunque ahora era LA Web de todos, pero que funcionaba muy bien en la antigua WEB; procedo a la revisión de unas imágenes. Accedo a esa añeja, pero emocionante zonaque mis ancestros disfrutaron y aquella donde  encontrara sus archivos.
            Selecciono una imagen suya, no acierta, otra de una paloma la acerco al visor y ¡zas! Una imagen relacionada con un portal y en él otras similares fotos suyas aparecen, y junto a ella, su nombre, su dirección, sus datos. Busco y busco imágenes, reviso páginas de la red, aparecen holografías suyas ¡está allí! ¡AQUÍ VIVE Y CONOZCO SU VIDA ENTERA!
            Esa mañana algo golpeó mi corazón, mi alma, no podía pensar bien, mi mente estaba obnubilada  por esto.
            Aquella linda joven que cuatro años atrás parecía tener 17 años actualmente tenía 18 años y recién el año anterior había dejado su enseñanza media. Aquella edad que precede a la adultez, que prepara a los hombres y mujeres para ser el intermediario entre el niño y el adulto.
            ¡GRACIAS! ¡LA HE ENCONTRADO! Era de mañana eso 9 de un domingo de Septiembre cuando sucedió aquel acontecimiento.
            Su nombre era XXXXXXXXX  XXXXXXXX, pero me quedé con su seudónimo: Mystysiva.
            Ya todo estaba despejado, por fin conocía aquella linda dama y no solo aparecían las fotos de su cerrada página, además otras en la cuales apreciaba aun mas su atractiva mirada, esa perturbadora mirada hermosa, insolentemente intrusiva, arrogantemente agresiva.
            Algo nublada mi mente por este notable descubrimiento mi corazón volvía a latir por ella con una tremenda intensidad.
            Ahora sabía que ella estaba casada, en esos 4 años tuvo novios y uno era su esposo, recién casados, pero no me importaba, no me molesté en pensar en él, solo en ella, como si mi mente hubiese quitado la imagen de ese sujeto y la sintiera soltera, sola, juvenil como una joven libre aun.
            ¿Pero cómo la contactaría ahora, qué excusa le daría para entablar amistad?
            Siempre he pensado que si alguna habilidad tuve es la de escribir y eso hice: lindas palabras, una pequeña semblanza de lo que imaginaba era ella se dibujó como una obra maestra de la escritura, escribía mientras veía su linda imagen estática de esa foto con esos intensos y brillante ojos que parecían atravesar lo mas profundo de mi alma y  conocer su interior. Si hubiera conocido el terror de la verdad, habría notado que detrás de esos bellos y atractivos ojos, de aquella mirada había ¿un ángel? ¡NO, NO, NO! Era un verdadero leviatán que usaba su hermosa mirada para atraer, sus lindas cabellos dorados y facciones para seducir y su comportamiento para intentar asesinar la alegría de otros seres.
            Aquel día muy emocionado me dije:
            "Sé su dirección, le escribiré, si no me contesta, o me cierra el acceso a su página será lo mejor porque así todo sentimiento romántico que haya sentido por ella se desvanecerá y será como si nunca hubiera sabido de ella". Pero ¿y si contestaba? Daba por hecho que me cortaría el acceso o me dedicaría un par de imprecaciones para que no volviera a fastidiarla, eso creía, eso debiera haber sucedido, pero. . .
            Aquella semana que se iniciaba pasé descargado y conociendo toda su vida ¡toda su vida! incluso hasta llegué a sentir sus emociones sexuales que experimentaba (por primera vez) con sus novios, es que podía fijarme en esos pequeñísimos detalles que el común de la gente no, porque al pasar encerrado uno adquiere la capacidad de evaluar bien los detalles de hechos, cosas, situaciones, algo que el común de la gente normal no percibe y menos evalúa.
            Yo sí, pero algo oscurecía mi vista, la vista de mi alma. Algo puso un velo negro que no podía percibir, algo muy oculto que en esas fotos y holografías expresaba mas que alegría juvenil, picardía sexual, infantilismo romántico, algo oscuro y soterrado, algo que solo una oscuridad malévola provoca.
            Esa hermosa mirada, esa angelical apariencia, esa forma de describirse, de describir su vida, sus amores, sus destinos, a su familia, todo estaba ahí, era tan evidente que ella era una niña transparente, diáfana de corazón ¿verdad? Sí, dirán Uds., nosotros tus lectores ya sabemos que estabas embrujado por el romanticismo y por ello no vistes lo que habrías visto si no te hubieras enamorado: aquella sonrisa infantil y tierna, era la malévola sonrisa sexual de una joven que usaría el sexo para cautivar galanes, aquella linda frase romántica, era una mágica palabra de conjuro satánico para invocar oscuros señores de las tinieblas, esa hermosa pose elegante, era la soterrada insinuación para poseerte y derivarte a efectuar acciones malévolas, terminando en la cárcel o un psiquiatra que mediante medicamentos te dejaría con la mente mas perturbada y terminarías en el suicidio. Esa ropa tan linda que hacía juego con su bello cabello era un manto de combustible que te arroparía hasta que alguien encendiera el fuego.
            Esos labios hermosos, finos y bien delineados eran el paraíso que escupiría sarcasmos, y toda palabras de aberrante terror.
            Pero mi aturdimiento mental me impedía ver esto. . .