jueves, 23 de enero de 2014

06. No era una holografía



            Fue un día cuando mi abuela en un estado de furia inició a golpear la puerta, con mucha fuerza, tanto que los malditos vecinos llamaron a la policía. Un vehículo policial, un elevador de esos novísimos que estaban recién comenzando a usarse, se detiene, pero ingresa sobre el patio y descienden dos policías, no me atrevía a salir, así que ellos ingresaron. El espectáculo de ver una anciana agresiva, debió ser repugnante, mas aun que la medicina permitía evitar esto en pacientes como ella, pero talvez peor el de ver a alguien de mi edad en las mismas condiciones, en consecuencia que mi abuela debiera haber estado en un internado psiquiátrico y yo trabajando para el país, sea como civil o en la fuerza militar. Esto era lo mas lógico que debiera suceder en mi caso.
            ¿Entenderían ellos mi INCAPACIDAD para relacionarme con la gente y el MIEDO, TERROR a salir de casa? ¿Entenderían ellos que abuelo no quería dejarán a la abuela internada en un sanatorio donde el trato hacia ella sería inhumano? Por supuesto que eso no lo entenderían, al menos antes de treinta años.
            Uno de los agentes llama al malvado tío para que concurra a vernos y luego se retiran. Antes constato una especie de desaprobación en ambos hacia mi persona, por estar en casa en vez de trabajar.
          Este deprimente espectáculo me hizo sentir que estaba muy solo, abandonado y peligrosamente cercano a un acantilado al cual podría caer en cualquier momento.
            Recordaba las palabras del cuervo tío: "Te digo que debes tener cuidado porque si abuela fallece tú deberás irte con mi hermano al Sur", "Quedarías en la miseria", "No puedo ayudarte, tenemos muchos problemas".
            Esa noche revisaba página de Mystysiva y una holografía suya ingresada hacía un día me llamó la atención: su linda cara, pero una sonrisa que me pareció burlona hacia alguien que no era yo ¿para quien? y en su mano desapareció su sortija de matrimonio, es decir no estaba  y abajo otra de esas extrañas frases repetidas con su hermosa voz: "El silencio de la lejanía, la ira de la violencia, la puerta está abierta, atraviésala, sale, sale".
            Yo solo retuve las últimas palabras: "Salir, salir" ¿A dónde?
            Aquello es imposible para una persona que ni siquiera se atreve a mirar por la puerta de su casa cuando alguien llama, incapaz de concurrir a un negocio, o efectuar trámites como cualquier mortal. Vean Uds. lo que sucediera cuando la policía llega: ni siquiera me atreví a abrirles la puerta y hubieron entrar por la fuerza. Y me pide "salir, salir" ¿Estará trastornada ella? Pensé que solo era una frase inconexa con mi situación personal y dejé así ese asunto.
            Eso 3 AM mi abuela, como es habitual en ella a estas horas tan tardes, se levanta, arregla su cama, se prepara alimentos, está sentada consumiéndolos y conversando consigo misma. Cuando esto sucede en las noches me causa algo de miedo porque luego ella puede empezar a gritar y crear un clima de violencia mental, llegando incluso a golpear los muebles. Así eso 5 me acuesto. Estaba tan cansado que ni siquiera podía pensar en Mystysiva y me quedo muy dormido. Soñaba algo hermoso, muy hermoso, sentía que alguien estaba a mi lado, un ser suave, diáfano, no lo veía, pero lo sentía, de repente algo u otro ser aparecía, en su cabeza algo así como un corte de cabello extraño y percibía unas vibraciones negativas.
¡Asesino, miserable, ya vas a salir, perro maldito! ¡Vean papás como el Pato sale de nuevo, va bajando la escalera y me deja sola! –La violenta frase es fuertísima, además termina con una especie de alarido y sollozos de parte de mi abuela, quien usando esa varilla golpea la barandilla de la escalera.
            Este tipo de hechos es habitual: abuela embrutecida con su enfermedad cree ver que yo bajo la escalera y salgo por la puerta dejándola sola en casa, pero yo estoy aquí, no salgo y debo levantarme y aparecer en la escalera, aunque no debo bajar, es peligroso porque si lo hago capaz que me golpea con esa vara que posee o cualquier otra cosa.
            Aun adormilado debo levantarme, me visto y me acerco a la escalera:
– Estoy aquí señora -Le contesto con voz firme y dócil, que oculta una rabia tremenda.
¡Ha, ha Patito! Pensé que se había ido, siga durmiendo no mas.
            Pero ante este despertar es imposible continuar el sueño. Además el espectáculo podría continuar durante el día. Así es su enfermedad: violencia mental, escuchando voces que la insultan (incluyendo la mía) y creyendo ver otra persona que sube y baja las escaleras.
            Estaba cansado, aunque felizmente ella se había preparado alimentos así que solo debí preocuparme por los míos, a consumir mis habituales alimentos, muy frugales estos porque no me agrada preparar comida ¿Por qué tan poca comida? Porque al vivir encerrado no necesito mas, no hago ejercicio, y si consumiera mas alimentos engordaría y podría ser propenso a enfermedades como la presión y dado que estoy excluido del sistema de salud público, me sería difícil obtener buena atención médica con las nuevas terapias del ADN.
            Además desde que la reencontrara a ella carezco de apetito y sueño.
            Mientras me lavo cara, arreglo mi cama, etcétera, los noticieros con sus informaciones sobre el acontecer local, nacional y mundial, todos aspectos cruzados por un solo hecho: la guerra contra la Europa. Estas noticias mucho distraían mi mente de la tensión emocional.
            Mas tarde mi oración diaria de aquellos días en que era creyente.
            Así ese día y sería el atardecer cuando voy a mi correo y veo una mensaje suyo, otro mas y el link hacia su página.
            Ahí otra holografía suya accedida hacía unas diez horas con una performance interesante y llamativa: su hermosa cabellera totalmente recogida con el famoso peinado que usan las mujeres enlistadas en la fuerza militar. Daba unas vueltas como una danzarina.
            Y una frase decía ella con una dulce voz, una voz tan hermosa, me pareció de otro mundo, era tan cristalina, pero algo grave, como si esa cristalinidad vocal quisiera ocultar su gravedad vocal: "¿Te gusta? ¡Véanme mis amores, vean a esta Mystysiva!".
            De repente ella se detiene y mirando fijamente hacia adelante se acerca con esa coqueta, fría, hermosa, agresiva, insinuante, insultante, impresionante, despiadadamente atractiva mirada:
            – ¿Les gusta mi peinado ahora y a tí allá en el Sur?
            – Es para ti, tu sabes que debes venir a verme o si no me iré muy, muy, muyyy lejos. . . ja, ja ja, ja.
            Mi reacción fue violenta, golpee el acrílico tablero y este salió volando por mi cuarto.
            Lo había entendido:
            No sé si los demás que veían este holograma lo sabrían, pero yo sí: ella amenazaba con enrolarse en la milicia, talvez sería enviada al extranjero y nuevamente estaría lejos, muy lejos de mí ¡Se iría con su esposo!
            Me estaba diciendo: "Anda, levántante de tu postración y ven a verme Xxxxxxxx"
            Eso entendía, o eso creí entender de su mensaje.
            Me dí cuenta que estaba ahí, activado su canal, así que activo mi visor y enojado le envío un rápido aviso:
-¿Por qué debo ir a verte? ¿Acaso no estas casada?
            Y de repente se activó su canal, es decir estaba ahí en esos momentos e inmediatamente me respondió con un holograma personal:
– Debo conocerte y tú a mí, seremos amigos por siempre.
            Así que excitado con un mezcla de rabia, ira, impotencia por esta vida que sufro, me dije: "Que me conozca de una vez y así se desilusione de mí, porque no creo que en persona seré atractivo para ella". Porque hasta el momento solo charlábamos sin conocernos físicamente.
            Aparezco en el visor y ella también, ahora ambos juntos, mirándonos uno al otro por primera vez, ella me conocía por fin.
            Pensé que esto sería lo mejor, aunque no me atreví a que notara mi baja estatura.
– Así que tú eres Xxxxxxxx. . .
– El mismo. . . no soy atractivo ¿ves?, pero tú. . . -(y aquí no sabia que balbucear).
– Mira tú 'niñito' no pensé representaras tan corta edad ¡pareces mi primo chico! Ja, ja, ja.
La frase me pareció tan terriblemente humillante y no supe qué responder, me amurré en la silla. Sé que representaba unos 13 años, pero no creo sea un delito esto.
– No, no, mira Xxxxxx (ahora me tuteaba muy cariñosamente al darse cuenta de su desatino). Es que eres muy niño tu aspecto, imaginaba eras otro de aspecto mayor.
–Si, por eso carezco de novia.
      En esos momentos alguien interrumpe en su casa y ella me dice:
– Xxxxxxxx, esta noche nos conectamos, un beso.
            No sabía qué hacer, estaba anonadado, me vio, conoció mi aspecto, se dio cuenta mi apariencia infantil (aunque no mi estatura) y en vez de rehuirme, ahora hasta un beso me enviaba.
            Estaba en el éxtasis del amor romántico, solo la veía a ella: "Mystysiva, Mystysiva".
            Pero mi enamoramiento me obvió darme cuenta otro detalle: sus pulcras frases, bien dichas. En aquellos años el lenguaje en que se conversaba era diferente al actual, poseía muchas abreviaciones que en nuestra conversa no existían, era como si fuera una persona adulta con un gran conocimiento de gramática. Pero solo era un detalle.
            Ya serían eso la medianoche y un aviso en mi canal me indica que ella me está llamando, me llamaba, debía responder a esa hermosa llamada. Ahí estaba, ahora con su pijama, preparada para acostarse. Al lado un pequeño perro usaba una manta como cama.
– Cómo estás, te extrañé estas horas.
– Bien. . . gracias, muy bonita tú, no veía así tu cabellera rubia, es rubia miel.
– Sip, sip, rubiecita como a tí no te gustan.
– Por qué dices eso, si las rubias son mas linditas.
– ¿Estás seguro Xxxxxx. . .acaso no son las morenas las que te fascinan? Mmm. . . . . . –Esta frase la dejaba sin terminar como queriendo decirme algo que ella intuía o sabía muy bien.
– Rubis ser mas nitas tu ser rubita lidita. Mi cara se iluminaba maliciosamente sintiendo que ella creería la mentira.
            (NOTA. Estas expresiones abreviadas eran habituales usadas en esa época para comunicarse)
– Xxxx malu, malu no ser rubitas ser morens tus predilectasss . . .
– No, no, nos, te dije rubitas maxeee linditasss y riquis.
            (NOTA. La expresión "riquis" incluye placer sexual)
– Patitosss mentirosss, irosss!! ¿Y poque ha dos dízzz en noche pensaazz en morennnnsss?
– ¿Cuándo Mystysiva?"  -Aquí intuía algo raro: hacía dos noches, usando mi aparato masturbador, había conectado al sitio de "girlshappy" y comprado 5 minutos de sexo con una morena, porque en verdad me gustan mas las morenas, pero ¿a esto se refería ella? ¿Cómo lo supo?
– Nop entender tú decirte lindi Mystysiva, no entender, tu ser mi corazón :) -le expreso
– Mmmm. . . no maldades migo Patitoss, conmigo no te viene eso, yo ser muy MALVADASSS, ja, ja, ja, ja. Ser posesión total ¿entendistezzz?
– Si ama, entiendo, tu perrito querer salir parece -Y le indico hacia el can que llama a su ama para salir y así cambio ese incómodo tema referente al haberme masturbado con una happpygirlweb morena.
            Después de abrirle la puerta a la mascota, ella vuelve a compartir conmigo y así estaríamos unas 4 horas conversando. En un momento de la conversa ella toma su aparato holográfico y me expresa:
–Activa tu hológrafo a full Patitosss.
       Así ella usando el suyo, un modernísimo y potente equipo, conectados mediante la Red, con mi equipo de inferior calidad, se acerca para abrazarme y darme unas hermosas caricias, suaves como ella, puedo sentir su presencia en persona, su cuerpo, el aroma de esa exclusiva fragancia; aspiro aquel hermoso perfume tan agradable y lo mas importante: aquel hermoso, intenso beso húmedo y largo que me dio en la boca. . .
     Estaba en éxtasis.
– Puedo decirte que te AMO Mysty. . .
– Sipp, ya sepp esto, tuya soy, mío ser túzz.
– ¿Pero y él? ¿Tu esposo?
– ¡Mira, deja eso! -El tono de su voz cambió y me pareció de furia, dejaba de ser la lindita joven y era la miserable esposa traicionera.
– Aquí solo tup-yo ¡entiendes nito! Tupyo, nadie masss.
– Sip, tusiervosss serézzz.
            La fuerza de su carácter me dominaba. Ella era quien decidiría el destino de los tres.
            Serían de madrugada, al amanecer, cuando debimos cortar la comunicación. Fue la noche mas linda que hubiera tenido desde que había nacido, horas de intenso compartir con la mas HERMOSA joven del mundo. No había otra, no quería otra, solo sería ella, Mystysiva. Antes de la despedida su advertencia:
– Xxxxxx: debemos vernos en persona. No mas espera ¡Oíste!
– Sip, así será, pero sabesss miproblemss.
– Nop, conocernosss promntosss, muy, muy prontozzz.
            Mi desesperación era terrible, con una ANSIEDAD por salir corriendo hacia donde ella, pero ¡imposible! porque ni siquiera podría salir de casa menos viajar a una ciudad desconocida. Además, lo terrible: ¿Y si mi aspecto físico en persona le era desagradable? ¡Qué terrible sería sentirme despreciado físicamente", además carecía de dinero para los gastos ¿Cómo podría concurrir hacia dónde vivía a conocerla? Recuerden que soy agorafóbico y caminar entre la gente y desconocida es terrible.
            Así mis pensamientos eran tristes, lúgubres, pero al mismo tiempo una anormal ansiedad, una fuerza interna tan extraña y violenta se apoderó de mí incitándome a cumplir lo que ella me pedía: Salir hacia esa distante ciudad y compartir junto a ella ¿Pero y si se da cuenta de mi baja estatura? no importa, que sea lo que Dios quisiera.
            Así se iba formando mi decisión de preparar un viaje prontamente.