jueves, 9 de enero de 2014

05. Talvez le escribiré algo por primera vez



Aquella mañana  en que la redescubrí me acosté eso 10 AM, pero muy poco duermo, un sueño malvado tuve y despierto sudoroso y aterrado ¿aterrado de qué? Si he encontrado al amor de mi vida, mi linda dama.
                Al levantarme me percaté de que carecía de sueño, es mas carecía de hambre, Uds. que leerán esta historia de mi vida un día me deberán explicar porque esto de no sentir sueño ni hambre, solo sabía que debía empaparme de la historia de ella, saber que fue de ella en estos cuatro años en que nada supe, conocerla, atisbar a su hechos, intentar saber sus gustos y comunicarme con ella.
                Pero algo muy extraño sucedía: experimentaba sueños malos y mas aun sucedió una tragedia "computacional": tan emocionado y desperado estaba que hube conversar con un familiar para solicitarle ayuda ¿para qué? simplemente para tratar de abandonar esta casa y hacer algo productivo, estudiar o ingresar a la fuerza militar. En eso sin percatarme uno de mis pequeños discos se me desliza y rompe, muchos archivos, precisamente obtenidos en aquella época que la conociera a ella, 4 años antes, se disolvieron, pero no me importó, ya no pensaba en esos datos y documentos, solo pensaba en ella.
 ¿Y porqué discos personales en vez de guardar mis documentos en la Red? Debido a mi experiencia años atrás. Además carecía créditos para pagar esos portales de almacenamiento.
                Pero mi mente solo pensaba en algo: "Mystysiva, Mystysiva", era un susurro a cada momento imposible de eliminar, además porque una suave sonrisa aparecía cada vez que pensaba en ella, me sonreía imaginando conversar con ella ¿de qué hablaríamos? de tantas cosas inacabables.
                Trataba de dormir, talvez así la olvidaría ¿olvidar qué? la hora transcurre, de repente esas frases, esos gritos balbuceados por mi enferma abuela me despiertan de un bello sueño con Mystysiva.
                - "Miren espíritus, ya van saliendo este niño otra vez, cómo baja por la escalera".
                Era la voz de abuela con sus incoherencias entre las cuales estaba el ver a otras personas habitando la casa de dos pisos, así ahora creía ver que al otro "XXXXXXXX" que bajaba la escalera para salir.
                Su enferma mente además de inestabilidad mental, la hacía ver visiones de otros seres humanos habitando esta casa.
                Pero mis pensamientos solo eran "Mystysiva", ella era mi mente, mi ser, mis sensaciones.
                Horas mas tarde debo bajar, prepararle su comida, darle su inoperante medicina de mala calidad, revisar el calefactor, las tuberías del gas, etc.
                -"¡Asesinos, asesinos!" -Un grito fuerte, propio de un ser desquiciado es su respuesta a mi presencia, es que su enferma mente la transforma en un animalito territorial: todo el primer piso le pertenece, es suyo, al bajar yo estoy entrometiéndome en su territorio, el mío está arriba, así que inicia balbuceos violentos para obligarme a retirarme de este "territorio" suyo. Eso es abuela: como un animalito, peor aun, porque un ser de esos es comprensible su comportamiento, pero que un ser humano, dotado de tan grande poder mental y espiritual haya quedado en condiciones de alienación mental tan grotescamente agresivos, es deprimente.
                ¿Se imaginarán Uds. lectores si durante largos años debieran soportar este problema diario con su abuela violenta balbuceando incoherencias y lanzando contra tí fuertes epítetos?
                Y para empeorar la situación, además de sufrir escasez de alimentos, combustible y demás bienes ya que la persona a cargo de nosotros, un tío, sin sensibilidad humana ninguna, absolutamente despiadado, usaba para él los bienes dejado por nuestro abuelo para nuestra mantención.
                Eso es mi diario malvivir, solo se malvive, solo se sobrevive sin alegría ninguna.
                Aquí uno se pregunta ¿Cómo es posible si habiendo un Dios bueno y que exige que sus seguidores tengan conciencia de la realidad, de la razón, se las quite impidiéndoles a estos saber si actúan bien o mal?
                ¿Acaso no se da cuenta ese Dios supremo que si un ser humano pierde su mente es IMPOSIBLE que pueda rehabilitarse o pedir perdón a su Majestad divina para volver a enmendar el rumbo?
                ¿Es una decisión "sabia" que ese mismo Dios que exige estudiar diariamente "su palabra divina" le retire a una persona la razón, impidiéndole actos de fe tan nobles como solicitar su PERDÓN cuando siente que ha pecado, o darles alabanzas cuando ora a su "Eminencia" divina?
                Pero las religiones carecen de lógica, de razón y esto es un ejemplo de ello. Pero claro, personalmente en esos años aun creía en Dios y su "palabra".
                Preparé mi bellas escritos, les agrego un falso nombre y una falsa cuenta obtenida horas antes, solo 2 horas ante. Me autonombré  Ángel Caído porque caído me sentía, avergonzado de mi enfermedad de agorafobia, siendo que podría ser tan bueno.
                Fue eso 23:15 horas de un viernes cuando envié mi texto a su dirección de la red. Esa madrugada del sábado, soñaba, me acuesto soñando despierto con ella en mi mente, pero cuando el sopor y el sueño llegan, otras imágenes que no puedo controlar atizan un sueño macabro, y eso 3 AM despierto con terror.
                Al día siguiente era sábado, no revisé mi correo, esperé, hasta el domingo en la tarde. . .
                Al activar mis cuentas reviso correos, otras personas que hace un mes me eran tan importantes y ahora solo me desagradaba, cuentas de consumo, etc. Reviso la cuenta de correo que usé para enviarle mi mensaje, pero nada, ni un atisbo de un sencillo mensaje. Pero extrañamente al abrir otra de mis cuentas principales y muy privada esta, en un apartado una extraña esquela digital, no dice "Mystysiva", ni su nombre real, un extraño nombre: “Lilith Tiamat".
                ¡Vaya raro nombre! sobre todo si una persona como yo que diariamente durante años tengo por costumbre leer la Biblia lo asocio con algo malévolo, pero mi alma, mi corazón, ya presienten algo, siento que es ella, que ella me ha enviado algo, ¿o talvez será su esposo quien espera burlarse  de mí? ¿habrá mandado algún mensaje para agredirme verbalmente?
                ¿Lo abriré?
                Mucho cuidado puede ser su consorte. . .
                He aquí el (¿espeluznante?) mensaje tal cual, recibido, incluso con alguna falta ortográfica:
                "Querido Xxxxxxxx: Te doy gracias por tu amable escrito, son muy hermosas palabras, nunca nadie había escritor algo tan lindo para mí. Tu servidora Mystysiva.
                Cómo supiste ese nombre?
                ¿ah, ah? Espero te agrade este emsnaje. Me gusta como me describes, como me retratas.
                Dime si está tan bien escrito como tus lindas palabras.
                Tuya.
                Mystysiva
                PD: Escríbeme a ese correo xfa, a ningún otro te lo suplico Patricio, escríbeme"

                ¡¡PERO QUE BELLO MENSAJE RECIBO DE ELLA!!
                Aunque ¿cómo supo mi nombre si la cuenta y todo lo demás era un SECRETO?
                Solo poseo una sola dirección de correo con ese nombre y solo la uso al revisar la web en privado.
                Pero no importaba. .
                ¡Mystysiva es mía, es mi AMOR y SIEMPRE LO SERÁ, estará casada con otro, pero yo seré su amante, no me importa lo demás!
                Pero. . ., pero. . ., el lenguaje que ella empleaba era muy pulcro, no era el adecuado para una joven de esa época, es un lenguaje que yo usaría, de hecho es el que empleé al escribirle esas lindas frases, talvez ella se dijo: "A este enamorado le escribiré como él escribe: educadamente como una señorita antigua", esto debe ser.
                Y al ver la hora del mensaje era las 23:20 del viernes, es decir debía estar atenta a recibirlo abrirlo y rápidamente redactar, escribir y enviar su respuesta ¿era lógico eso? Demasiado rápido, muy rápido ¿Y cómo supo mi nombre verdadero? ¿Acaso ella sabía que yo le enviaría un mensaje?
                ¡No! solo son desvaríos míos, debe ser que la hora del mensaje se equivocó en el servidor y sería las 11:35 del día siguiente, eso debió suceder.
                Así cada anormalidad suya la justificaba con un pensamiento de lógica humana. Mi mente sagaz ahora se hallaba embrutecida.
                Ese día fui a ver su página y aparecía su galante esposo dándole un beso en su mejilla, pero su ojo derecho hacía un guiño y en la mano tenía un pequeño cordón rojo y blanco con una palabra escrita:
                "Xxxxxxxx". . . ¡Era mi nombre escrito!
                ¿Podrían Uds. imaginar la INMENSA EMOCIÓN? Si han estado enamorados lo entenderán. Es un éxtasis.
                Pero mi insistente espíritu de desconfianza se preguntaba: "¿El esposo se habrá dado cuenta de ese cordón y aquel nombre?", talvez él pensó que se refería a otro asunto; años mas tarde, cuando conversaba con él me dijo que nada sabía de ese tal "Xxxxxxxx" así que le preguntó y ella solo le expresó que era un cordón por un santo irlandés católico del cual ella ahora era su devota admiradora. Esa era la mentira, la primera que él recibiría de nuestra relación.
                Dos horas después estaba escribiéndole, tardé una hora en redactar algo, frases lindas, algo hermoso que ella gustaría, no hallaba qué decir de tanta EMOCIÓN por ella, pero mi habilidad para llevar ideas a la escritura era inmensa. No soy poeta, por ello solo le expresaba mi admiración, aquella mirada tan intensa, esos ojos con sus pupilas oscuras rodeadas de gris, azul o que se yo qué color envolviendolo y profundamente impactante, era como si al fijar la mirada ahí quedara dominado por ella. Y uno percibía que ella lo sabía, ¡sabía que su mirada era su arma! Un arma de posesión, de dominio sobre otros.
                Ya cansado, con ganas de dormir, decido enviarle este escrito. Así eso 1 de la mañana me acuesto con una extraña, muy intensa sensación de sentir que alguien, allá a kilómetros al norte de mi casa hay un ser tan, tan importante para mí, como si mi vida ya estuviera enlazada a ella, como si mi destino fuera el suyo, o talvez ella nació para mí, o yo habré nacido antes para ella ¿existiría Dios? ¡Por supuesto que existía! (Así pensaba esos días) Y seguramente es ÉL quien nos hizo y nos juntó para ser uno con el otro, seremos uno, uno solamente y nadie, nadie mas. . . pero ¿Y su marido? ¿Dios querría eso? hasta aquí mis reflexiones que abruptamente se cortan y prefiero dormirme, un sueño muy profundo, muy, muy intenso. Mi mente descansaba soñando.

                - "¡Maldito brujo, asesino, despiadado, vean papitos como ya está bajando ese miserable y me abandona!" ¡Me dejan sola estos miserables!"
                Otro despertar habitual con las ofensivas groserías de la anciana sometida por el Alzheimer. Pero eran las 3 de la tarde, había dormido seguido unas 11 horas ¡increíble! tan bien estaba de ánimo que no me molesté. Es que en mi alma otro ser me hacía sentir esperanzas, alegrías desconocías, Mystysiva, ese era su nombre. Un nombre de diosa antigua.
¿Y mi abuela? No sé qué pensar de ella. Mi mente solo tiene un fin en la vida: Mystysiva.